Blas de Lezo, la estatua del héroe olvidado

Un pueblo que no conoce su historia está abocado al olvido. Un pueblo que no ensalza a sus héroes se conduce al fracaso. Un país como España, que reniega en demasiadas ocasiones de su historia, siendo una de las naciones más antiguas y con más episodios épicos corre el riesgo de autodestruirse, como desgraciadamente vemos hoy en día.

Por eso, el hecho de que este sábado se inaugure la estatua de uno de los ilustres héroes más valientes y carismáticos de nuestra historia, y también más olvidados, es una excelente noticia. Blas de Lezo merecía como mínimo la estatua que le van a dedicar en Colón. Como firme defensor de su patria, como soldado valiente como pocos y como persona íntegra y justa, su ejemplo bien nos habría venido a decenas de generaciones.

Su figura, gracias al buen hacer de muchos, tiene cada vez más repercusión. Hemos crecido con libros de historia que insistían en ensalzar figuras como el almirante inglés Nelson o que ponían el acento en amargas derrotas como la de Trafalgar o la Armada Invencible. Sin duda, influencia británica, que como ganadores de todas esas batallas y como principal potencia dominante en la actualidad, nos han impuesto ese revisionismo histórico.

Pero por el camino olvidados a héroes como Blas de Lezo, sus batallas y su épica victoria en Cartagena de Indias contra la mayor flota marina vista hasta entonces, llevada por los codiciosos inglesas para conquistar el continente latinoamericano.

Con el homenaje de Blas de Lezo se hace justicia a un héroe que murió igual que ha vivido su recuerdo durante estos siglos, olvidado por su reino y su patria. La estatua, de dignísimo porte y en un acto como se merece, le devuelve un poco de esa justicia.

blasdelezo

No olvidemos su figura ni la de otras decenas de personajes ilustres españoles cuyas aventuras y proezas llenarían miles de veces las pantallas de Hollywood. Así quizá podamos estar orgullosos de nuestro país y su historia y podamos construir un futuro mejor.

Interestelar: cine con mayúsculas de Cristopher Nolan

Para los amantes del cine o de la ciencia ficción, no puede faltar entre sus experiencias acudir a una buena sala de cine para disfrutar de una película para olvidar las preocupaciones y disfrutar con palomitas y coca-cola. Y aunque el metraje es largo, la película se hace corta, con momentos de alta tensión y otros de calma necesaria.

Solamente siento que la película no sea redonda porque era una magnífica oportunidad para ello. La música, de Hans Zimmer, cómo no, es soberbia, la puesta en escena maravillosa y el planteamiento de la trama sumamente atractivo. Pero al final, puede más la necesidad personal del director de intentar explicar sus pensamientos acerca de la relación espacio-tiempo.

Y ahí, en ese mundo que pasa de la ciencia-ficción a la completa fantasía, es donde en mi humilde opinión, la película se diluye, tratando de explicar, no lo inexplicable, pero sí lo que los humanos a día de hoy no sabemos explicar. Los agujeros negros, el futuro, la existencia de vida extraterrestres o los viajes en el tiempo son temas de difícil tratamiento porque la ciencia no es capaz todavía de explicar lo suficiente como para hacer una aproximación más o menos realista.

Y al fin y al cabo, de eso eso trata la ciencia-ficción, de tratar situaciones futuras, imaginables, desde una perspectiva plausible. Durante el resto de la película, no obstante, lo logra, permitiéndonos imaginar un futuro así.

Desgranando con mayor detalle el argumento y las escenas finales, y desvelando parte del contenido de la trama (no seguir para aquellos que no hayan visto la película) para mí habría sido tan sencillo como mandar a “TARS” a través del agujero negro y darle la oportunidad a la humanidad de salvarse. La cuarta o quinta dimensión, si bien es parte estructural de la trama, complica en exceso un final que debiera haber acabado con Matthew McConaughey perdido en el espacio o si se quiere en un final más hollywodiense, con la guapa Anne Hathaway.

Y sí, la escena con la hija me emocionó y parecía que la película lo pedía, pero no en las circunstancias que lo plantea Cristhopher Nolan porque ralla lo absurdo. Los astronautas muchas veces mueren y los héroes también deben hacerlo, para precisamente alcanzar esa categoría.

También me decepcionó mucho el tratamiento que se le da a los 23 años de espera del astronauta negro. Ya se que es un secundario pero ese tiempo de espera merece una escena más detallada. Nadie pasa solo más de 230 meses en una nave sin rozar la locura como para recibir a sus compañeros como si no hubiese pasado nada, comentándoles sus avances sobre las investigaciones de los agujeros negros.

Esos detalles, y algún otro, deslucen una película que por otra parte tiene momentos brillantísimos, de verdadera tensión, donde el espectador se imagina en la nave mientras Mathew trata de ajustarla al transbordador espacial. La música te transporta una y otra vez al espacio desconocido, y la intensidad del protagonista, que choca con la pasividad de Anne Hathaway, más floja de la cuenta, colabora en crear una sensación de angustia y agobio.

En definitiva, 169 minutos de cine de ciencia ficción, con sus luces y sus sombras, en la siempre dificilísima tarea de contar que sucedería en un viaje espacial. Nolan lo logra porque, al fin y al cabo, ¿quien soy yo para decir que no es posible que lo que su mente ha imaginado no sea lo que pasaría en un viaje de ese tipo?

Secesionismo catalán vs España: Ataque contra defensa

El domingo se juega un nuevo episodio de un partido que lleva disputándose hace muchos años. Quien hubiese pensado que la solicitud de una consulta era una locura de Mas o que todo se acababa denegándola o aceptándola, ignora la realidad de un proceso perfectamente trazado hace tiempo.

 Desde que comenzó el juego democrático, con la Constitución incluida y la terrible cesión en la ley electoral a partidos regionalistas, ha existido por parte de los secesionistas (no confundir con los catalanes) la firme intención de separar Cataluña de España.

 Como Moisés con los judíos el camino era (y es) largo pero grandes los beneficios para lograr un estado propio, al menos eso dice la propaganda independentista. Eso sí, se requería una hoja de ruta y una visión a largo plazo. Eso lo han tenido muy claro partidos como CIU y ERC.

 Todo lo que ha mediado desde ese comienzo hasta ahora, incluyendo lo que vendrá, forma parte de un plan previamente definido. Se comenzó por cesiones autonómicas en aspectos claves, luego por mayores demandas, en un tira y afloja constante, luego el Estatut, la demanda de un Pacto Fiscal, hasta lograr un referendúm. Ese hecho no es un fin en sí mismo, sino un paso más. Un escalón más que logra el objetivo cada vez más cercano de lograr que poco a poco el mensaje independentista vaya calando sobre miles de ciudadanos.

Mientras que los sucesivos gobiernos de España se han dedicado a “defender el resultado”, saliendo al partido sin un plan; los secesionistas, liderados por distintas personas, han tenido siempre claro el objetivo: dar pequeños pasos en una política de hechos consumados.

 En un símil futbolístico, Mas y los suyos tienen la pelota y tiran a puerta una y otra vez, mientras que Rajoy y los suyos esperan y esperan. El problema es que hasta ahora el único que ha hecho por ganar el partido han sido los secesionistas, que han tenido claro que para ganar hay que tirar a puerta. Quizá Rajoy piensa que llegando a la prórroga se salvaran, o cree que a los penaltys se podrá ganar. Pero lo que parece ignorar es que él no estará dentro de 5 o 10 años y que habrá otro que siga cediendo hasta que llegará un momento en el que España tire la toalla, exhausta. Sin saber nunca cuál era el plan, la responsabilidad del fracaso se diluirá entre decenas de dirigentes, cortos de mira, incompetentes, mientras que los secesionistas se atribuirán un éxito colectivo, conscientes de que siguieron con su objetivo hasta  desfallecer o lograrlo.

 Esa es la gran diferencia. En un ciclo de acción y reacción, este Gobierno de España y los anteriores siempre van por detrás, pensando solamente en el corto plazo, velando por sus intereses partidistas. Incapaces de trazar un plan global de acción a largo plazo, que en otros aspectos debería haber incluido un pacto inquebrantable entre grandes partidos y otras fuerzas constitucionalistas, un pacto que ni siquiera ahora existe; una labor pedagógica acerca de la verdad (económica, social e histórica) de las demandas independentistas, la defensa de los intereses en Cataluña en asuntos tan serios como cumplimiento de las leyes, educación, etc…

pujol-mas-efe-senyeras

Pujol y Mas.Fuente:Agencia Efe

 Da igual si Mas saca las urnas, si son de papel o de cristal. Si se vota será un éxito de los secesionistas, sino será un atentado contra la democracia. Si el resultado es negativo se pedirá un referéndum de verdad y si es positivo se venderá como la voluntad del pueblo catalán, consolidando otro escalón más. En un juego de ataque y defensa, con el “adversario español a verlas venir”, siempre van a ganar los secesionistas catalanes, porque ellos han anticipado hace años las diferentes opciones.

 Desde Puyol llevan jugando una partida de ajedrez, estudiando los próximos diez o quince movimientos propios y del enemigo. El Gobierno mientras improvisa sin saber si es un juego político o jurídico, si lucha solo o con otros partidos, si es Mas el rival o es Junqueras. Aturdido siempre por las diferentes estratagemas que plantean los secesionistas, se han limitado durante todos estos años a mover pieza sin pensar en los siguientes movimientos.

 Ese es el drama verdadero y el gran problema actual. Que voten o no, en realidad no importa tanto. Lo que importa es que cuando ese gran circo que es el 9-N acabe, seguirá un partido que los catalanes llevan disputando varias décadas y al que el Gobierno español y muchos ciudadanos da la sensación de acaban de llegar.

Una democracia de mala calidad

El nuevo caso de corrupción política que afecta a una docena de dirigentes políticos y empresarios, en diversas Comunidades Autónomas, supone un nuevo golpe a la democracia española.

 Ya son demasiados casos en este PP, en el que no olvidemos que hasta su presidente, Mariano Rajoy, aparece salpicado por los papeles de Bárcenas. Este PP con decenas de políticos procedentes de la época de Aznar es tan corrupto como el último PSOE de Felipe González. En ese sentido, podemos decir que el poder y su desempeño durante años ha corrompido de igual manera a ambos partidos.

 Seguramente el periodo con menor número de escándalos de este tipo sea el de Zapatero, aunque no podemos olvidar el escándalo de los EREs y algún otro. Sigo pensando que Zapatero era un tipo honrado pero incompetente, o excesivamente utópico e idealista.

 La pregunta es, ¿existen políticos honrados, competentes y que apuestos por una democracia de calidad? Creo que en esa situación esta el país, descubriendo a los partidos y políticos capaces de liderar ese cambio, preguntándose los ciudadanos a quién y por qué votar.

 Y a pesar de todo, siguen existiendo políticos competentes y honrados, concejales y aspirantes, gentes dispuestas al servicio público como hay médicos, bomberos o funcionarios. Esa es quizá la lectura positiva de todos estos escándalos, la constatación de que la policía y la judicatura siguen funcionando en nuestro país.  A pesar de que la justicia es lenta y que en las altas instancias hay mucha politización, se puede seguir confiando en jueces y policías.

 El problema es saber si se puede confiar en algún político o si los ciudadanos debemos hacer dejación de funciones. En ese caso deberíamos apostar por la anarquía o por una dictadura o por cualquier otro sistema aún menos democrático que el nuestro que los hay.

 Yo sigo pensando que la política es una función pública con mayúsculas y que de esa función finalmente depende como se configuran los países. El nuestro ha experimentado un gran cambio en 30 años a pesar de los pesares, pero se necesita un cambio profundo, profundísimo.

 Ese cambio tiene que pasar por introducir a nuevos partidos políticos, por exigir limpieza política, por cambios legislativos y constitucionales. El castigo electoral al que se enfrentan el PP y el PSOE, necesariamente en el mismo saco, es ineludible y necesario para provocar la llegada de gente fresca y concienciada.

El pequeño Nicolás

Cuando iba al colegio me encantaba leer las aventuras del pequeño Nicolás, la serie de libros donde el protagonista de la historia se metía constantemente en problemas. Ahora, de adulto, me apasiona la historia del pequeño Nicolás, el de verdad, el de carne y hueso.

PEQUEO~1_thumb[15]

Nicolás Gómez-Iglesias es la sensación española del momento. Es nuestro Frank Abagnale del momento, aquel estafador que inspiró la película de Leonardo de Caprio, Atrápame si Puedes.

Por supuesto no le llega ni a los talones a los Madof o Jordan Belfort (el lobo de Wall Street), pero hay algo en esta historia que la hace a la vez risible y curiosa a la vez.

Por un lado, no queda del todo claro que el pequeño Nicolás fuese un simple ‘cracker’ de eventos, sino que tenía contactos reales, y no se llegó a colar en eventos sino que estaba invitado de verdad. Tampoco queda tan claro que fuese tan mentiroso ni tan estafador, y hay demasiadas medias verdades en la historia.

Si parece haber un par de certezas. El piso en el que vivía, un lujoso chalet, se lo pagaba una empresa inmobiliaria a cambio de influencias y además, el joven Nicolás tenía grandes aspiraciones.

Hasta ahí, creo que un chico de 20 años sea capaz de convencer a empresarios curtidos de sus competencias, creo que es admirable. También son admirables sus ambiciones. Viniendo de una familia humilde (o de una no humilde) es más que legítimo aspirar a subir en la escalo social y económica de la social. La ambición es buena y necesaria, y demasiadas veces la cercenamos.

Hasta aquí, diría que el chaval tiene dones de negociador, desparpajo, otro valor que debería estar en alza, soltura y capacidades para moverse en las altas instancias, algo no tan sencillo.

El único problema en esta historia llega cuando sabemos que el joven Nicolas intentó emular a sus mayores mediante tráfico de influencias y promesas que es posible que fuesen estafas (algo no confirmado). En tal caso, estaríamos ante un delincuente y como tal tendría que pagar sus penas.

Penas que por desgracia muchas veces no pagan muchos políticos y que nos hemos acostumbrado, como sociedad a no exigir. Todo aquel que delinca debe pagarlo.De lo contrario pudiera cundir el ejemplo en la sociedad y acabar todos los estamentos corruptos.

Por eso, la historia del pequeño Nicolás es algo más que un joven jeta con más cara que espalda. Es la historia de un joven que no sabe exactamente como canalizar sus ambiciones, y de una sociedad, política y empresarial, que le permite hacerlo de la manera que sabe. Al no existir en nuestra democracia lobbys de verdad, como en Estados Unidos, ni transparencia de partidos políticos, estamos sujetos al vaivén de tráfico de influencias constante; a una opacidad en ocasiones delictiva

El Ebola y los irresponsables

Tras el primer contagio de ébola  fuera de Africa, dudoso honor de España, confiemos en que se pueda salvar a la pobre enfermera y por supuesto, evitar un contagio al resto de la población. Las consecuencias mas allá del sacrificio del pobre perro (triste pero necesario) y el drama de esa enfermera y todas las personas que están en cuarentena, son gigantescas para España.

A nivel político, nuestros dirigentes, especialmente los gestores de esta crisis, han quedado como unos inútiles e irresponsables. Son tantas las críticas ya comentadas que hacer una lista exhaustiva no tiene sentido, pero basta añadir que no se puede tratar una enfermedad sin cura conocida y bastante desconocida a nivel científico como si fuese un virus cualquiera.

El hecho de carecer de trajes de nivel 4, que al parecer eran los necesarios, el no entrenar adecuadamente a todo el personal involucrado(aquí se explica muy bien) y la pésima comunicación, que parecía tener de inicio un fin propagandístico  son motivos suficientes para una dimisión en masa. Si ahora no se dimite, no se hará nunca, y se enviará el mensaje a la sociedad de que da igual hacerlo mal, que nadie asume su responsabilidad como se debería hacer.

A nivel económico el impacto no será pequeño tampoco. Si hay cierta histeria en España, en otros países también, y a buen seguro que a nivel turismo el impacto se notará al menos por unos meses. Y eso sin tener en cuenta el efecto en la imagen de España como país, la denominada marca España.

A nivel social, también hemos demostrado como sociedad ser incapaz de actuar en caso de grandes crisis. Todo lo acontecido en cuanto al perro de la enfermera Excalibur, es dantesco. La gente se deja llevar rápidamente por bulos, desinformación, histerias…

Un impacto grande que si hay suerte no se cobrará ninguna vida. Y ahora es cuando deberíamos mirar a Africa y plantearnos seriamente si podemos ayudar a estos países, que combaten a diario a esta y otras enfermedades que no llegan a Europa. Aunque sea egoístamente por nuestro bienestar futuro, deberían los países, junto con las grandes farmaceúticas invertir dinero.

Ya sabemos que en cuanto pase el ébola, dejaremos que sigan muriendo personas en Africa. Los más de 3000 muertos allí parecen compensarte con unos pocos casos de contagio acá (en Europa). Pero la realidad es que al final quien muere a todos los efectos es un ser humano, y no precisamente de una muerte poco dolorosa.

¿Cómo debería ser la foto del perfil de Linkedin?

Desde hace tiempo tengo la intención de cambiar mi foto del perfil de Linkedin, pero hasta ahora, bien por falta de tiempo o bien por falta de una foto suficientemente atractiva (es lo que tiene no ser excesivamente fotogénico) no lo he hecho, y como cientos de usuarios de esta red, sigue una foto mía de cuando el pelo me sobraba y las arrugas no acampaban por mi cara.

Bien, llegado este punto, me planteo cuál debe ser el mejor marco posible para una foto, en esta red social que tiene un claro mercado profesional. He aquí unas opciones que he clasificado en función de lo que he visto:

 

  • Foto clásica de CV, con fondo blanco y en traje, mostrando a partir de los hombros y mirando de frente a la cámara. Es la que consta en todos mis CV, y la que tengo ahora pero de hace años. Tiene la ventaja de que transmite seriedad y una imagen de trabajo, pero la desventaja de que se pierde algo la naturalidad y la opción de mostrar algo diferente en una red como Linkedin.
  • Foto elegante pero informal. Una foto de cuerpo entero, en un entorno de trabajo, bien mostrando un perfil o bien trabajando con un ordenador o cualquier elemento propio de una oficina de trabajo. Son fotos que transmiten más frescura pero que tienen el inconveniente de tener que elegir muy cuidadosamente el marco.
  • Foto casual, con elementos distintos de los propios del lugar del trabajo. Este tipo de fotos contienen fondos que incluyen desde monumentos típicos hasta entornos naturales. Tiene la ventaja de que muestra un lado diferente de la persona, alejado del prototipo típico de trabajador. A cambio, el inconveniente reside en no trasmitir un compromiso con el entorno laboral.
  • El cuarto tipo lo vengo observando cada vez más en esta red, y consiste en fotos con marcos de distintos tipos, como si fuesen fotos de carnet. Tiene la ventaja de ofrecer algo distinto, incluso una foto con mayor contenido artístico. Y el inconveniente reside en que se pierde parte del espacio que ofrece Linkedin para tener una foto de mayor resolución.
  • El quinto tipo sería para las opciones residuales. A saber, no tener una foto, que sin duda tiene más inconvenientes que beneficios porque se pierde la capacidad de mostrar confianza a través de una imagen. Otra opción incluye colgar algún tipo de imagen que no tenga nada que ver con la imagen propia. Algo arriesgado a no ser que sea algo que transmita mucha fuerza y tenga sentido con la propia carrera profesional (caso de un publicista por ejemplo que incluye algún tipo de imagen impactante). Y luego están opciones alocadas como la imagen de abajo:
31c0399                                                                                               Imagen real vista en un perfil

No se si hay más opciones, pero ¿cuál de estas os resulta más interesante? ¿Habría alguna otra opción atractiva aparte de las mencionadas?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.